Noche de fuegos en CAZORLA.

La Fundación Gypaetus trabaja para la suelta de ejemplares de quebrantahuesos.

La Fundación Gypaetus, organización encargada de la ejecución del Programa de Reintroducción del Quebrantahuesos de la Consejería de Medio Ambiente, ha comenzado a iniciar los trabajos de preparación para la suelta de ejemplares al medio natural, a la espera de la decisión del Programa Europeo de Especies Amenazadas (EEP) sobre cuándo y cuántos ejemplares se soltarán este año, que deberá tomar una vez reciba un informe sobre la presencia de veneno en las zonas de reintroducción.

Así, según han informado fuentes de la Fundación Gypaetus, cuyo centro de cría en Cazorla es el segundo en importancia en Europa, a Europa Press, ya se han iniciado los trabajos preparativos para llevar a cabo la suelta de ejemplares en la zona de Santiago-Pontones en el Parque Natural de Cazorla-Segura-Las Villas y en el Parque Natural Sierra de Castril.

Cabe recordar en este sentido, que en la temporada pasada, la Fundación no hubo sueltas de quebrantahuesos en el medio natural, toda vez que aparecieron en la Sierra de Castril los cadáveres de dos muertos por envenenamiento. Si bien, se aclaró que la decisión de no soltar aves en 2011 era una medida cautelar.

Entre las tareas iniciadas por la Fundación para preparar la suelta de ejemplares, hay que apuntar la apertura de la convocatoria para el voluntariado ‘Hacking 2012′, en el que mediante dos turnos de trabajo al día se cubren todas las horas en las que hay que suministrar alimento a los pollos de quebrantahuesos y mantenerlos vigilados.

El ‘hacking’ o cría campestre es el proceso comprendido entre la liberación de ejemplares de una especie hasta que éstos se independizan, un tiempo que en el caso del quebrantahuesos abarca unos dos meses de duración. En el periodo del ‘hacking’ de quebrantahuesos se libera a varios pollos con tres meses de edad en una cueva previamente seleccionada en el Parque Natural Sierra de Cazorla, Segura y las Villas (Jaén) y en el Parque Natural Sierra de Castril (Granada).

Los pollos, según indica, comienzan a volar cuando alcanzan los cuatro meses de edad, esto es, entre mayo y junio, por lo que durante el mes que éstos permanecen en la cueva es “necesario” mantenerlos en “estricta” vigilancia durante todo el día y suministrarles alimento por la noche, evitando así el contacto visual directo con el ser humano. Esto es, ya se ha iniciado la selección de voluntarios para el seguimiento de los ejemplares liberados.

Informe veneno

Por todo ello, desde la Fundación han apuntado a Europa Press que “estamos pendiente de ver la fecha de suelta, el número de ejemplares y su origen, una decisión a nivel europeo que tendrán que tomar los responsables del EEP una vez reciban un informe sobre la presencia de veneno en las zonas de reintroducción en Andalucía”.

Las mismas fuentes han precisado que si este informe es “positivo” en cuanto a la no existencia de veneno, “sí se liberarán”. “En principio parece que todo va bien, pero queremos ser cautos”, ha advertido.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el Programa de Reintroducción del Quebrantahuesos de la Consejería de Medio Ambiente ha culminado el periodo de cría 2011/2012 con el nacimiento de siete ejemplares de los diez huevos que la seis parejas reproductoras del Centro de Cría andaluza de Cazorla (Jaén) han puesto.

“La temporada reproductora ha sido un éxito”, han resaltado desde la Fundación, si bien, han matizado que lo “importante” ahora mismo es el informe y, en el fondo, “acabar con el veneno o, al menos, minimizarlo al máximo en las zonas de reintroducción”. En este sentido, las fuentes de la Fundación han añadido que “tenemos que tener constancia de que el veneno ha desaparecido o bien su uso ha caído hasta niveles mínimamente aceptables”.

Por último, han concluido que “están pendientes del informe, que garantizará definitivamente la suelta”. En este sentido, han concretado que el informe, que tiene que ser elaborado por la Junta, recoge los análisis de técnicos, agentes de medio ambiente o del personal de la Fundación, entre otros, que constaten que “se han encontrado menos venenos que antes y muchos menos especies muertas envenenadas que antes”.

FUENTE: cazorla.ideal.es

La Fundación Gypaetus abre la convocatoria para el voluntariado ‘Hacking 2012′ del quebrantahuesos.

La Fundación Gypaetus, que coordina el Programa de Reintroducción del Quebrantahuesos en Andalucía, ha abierto la convocatoria para el voluntariado ‘Hacking 2012′, en el que mediante dos turnos de trabajo al día se cubren todas las horas en las que hay que suministrar alimento a los pollos de quebrantahuesos y mantenerlos vigilados.

El ‘hacking’ o cría campestre es el proceso comprendido entre la liberación de ejemplares de una especie hasta que éstos se independizan, un tiempo que en el caso del quebrantahuesos abarca unos dos meses de duración, según la información de la Fundación.

En este sentido, ha añadido que en el periodo del ‘hacking’ de quebrantahuesos se libera a varios pollos con tres meses de edad en una cueva previamente seleccionada en el Parque Natural Sierra de Cazorla, Segura y las Villas (Jaén) y en el Parque Natural Sierra de Castril (Granada).

Los pollos, según indica, comienzan a volar cuando alcanzan los cuatro meses de edad, esto es, entre mayo y junio, por lo que durante el mes que éstos permanecen en la cueva es “necesario” mantenerlos en “estricta” vigilancia durante todo el día y suministrarles alimento por la noche, evitando así el contacto visual directo con el ser humano.

De esta manera, cuando comienzan a realizar los primeros vuelos, que suele ser entre los meses de junio y julio, se van cambiando los puntos de observación y las áreas de suministro del alimento, según las necesidades del momento. En el momento en el que los ejemplares vuelan bien y son capaces de encontrar la comida por sí mismos, en julio o agosto, se da por concluido el ‘hacking’ y comienza la etapa de seguimiento.

Para realizar estas tareas en el periodo de ‘hacking’, la Fundación Gypaetus abre la convocatoria de voluntariado, que consta de dos turnos de trabajo al día, a través de los cuales se cubren todas las horas en las que hay que suministrar alimento a los pollos de quebrantahuesos y mantenerlos vigilados.

Además, ha indicado que al principio del ‘hacking’, desde la liberación de ejemplares hasta los primeros vuelos, y final, fase de independencia de los ejemplares, habrá un técnico y un voluntario, mientras que en el periodo de los primeros vuelos de los ejemplares habrá un técnico con dos voluntarios por turno.

Entre los requisitos que desde la Fundación Gypaetus se considera “indispensables” para la participación en el programa de voluntariado destaca tener buena condición física y capacidad para trabajar en zonas remotas durante largas jornadas en condiciones climatológicas adversas.

Asimismo, valoran la experiencia previa en labores de campo y seguimiento de fauna, los conocimientos en ornitología, la buena disposición para manejar cadáveres y restos animales, titulación relacionada con el medio ambiente, conocimiento previo del proyecto de reintroducción o la experiencia en otros voluntariados.

FUENTE: WWW.EUROPAPRESS.ES

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.