Primeras confirmaciones en Bluescazorla 2011 (2ª parte): Virginia Labuat (¿Qué hace una chica como tú en un sitio cómo este?)

Parafraseando el éxito de los Burning de finales de los 70, continuamos la presentación de los artistas del Festival de Blues de Cazorla 2011, en el Croniquero de Ruralcazorla.org, dedicando este post a una de las sorpresas del elenco de este año. Quedan 96 días para el XVII Bluescazorla.

Algunos de los seguidores del Bluescazorla más puristas han levantado las espadas, en los distintos foros de internet,  contra la organización del festival por la inclusión de M Clan en el programa de este año, al igual que sucediera con Loquillo en la pasada edición.  Sin embargo, la presencia de la “triunfita” Virginia Labuat apenas ha suscitado comentarios. A priori sería un blanco fácil para los que apuestan siempre por un cartel  lo más blusero posible. Algo tendrá la chica que casi nadie se ha pronunciado en contra, al menos en los ambientes del género.

 A priori puede parecer un intento de los organizadores del Festival para atraer nuevos públicos. Pero, poner a Virginia para abrir el concierto de la Plaza de Toros, nada más y nada menos que el sábado,  el día donde se suele cuidar más el cartel, no parece un descuido de una organización que atesora experiencia y que no suele defraudar a los fieles.  Ese honor ha estado reservado para grandes actuaciones: James Cotton (2008), Solomon Burke (2006), Susan Tedeschi (2009), Anna Popovic (2007), Mavis Staples (2005) o Women of Chicago Blues (2010).  Ahí es nada. A menudo hacen el difícil trabajo de ir preparando el ambiente para la perla del Festival, que si la agenda y el contrato lo permiten actuarán en segundo lugar en la noche del sábado (en 2006 Solomon Burke estaba programado como segundo pase del sábado, pero hubo que cambiar el orden por cuestiones contractuales).  Los segundos pases del sábado en los últimos 7 años han sido: Buddy Guy  en 2004, Robert Cray en 2005,  Duke Robillard, que le cambió el turno a Solomon Burke en 2006, Koko Taylor en 2007, Johnny Winter en 2008, Magic Slim y Billy Branch, dos monstruos que actuaron conjuntamente bajo el nombre de Chicago Blues Revue en 2009 y el gran Jimmie Vaughan, por primera vez en España, en 2010. Entre todos ellos acaparan nada más y nada menos que 17 premios Grammy  y decenas de nominaciones (todos han estado nominados al menos una vez).

La chica menuda de ojos azules inmensos tendrá el trabajo de ir viendo como se llena, durante su actuación, la plaza de toros. Tres cuartas partes de los que tienen entrada para la última noche en el coso, se perderán la primera canción de Virginia Labuat. Sin embargo, ya estaremos todos para la primera de los Holmes Brothers, una de las actuaciones más prometedoras de esta edición. Después de todo del día de blues a tope, es normal que el cuerpo se descuelgue un poco del horario oficial. Los Holmes Brothers tal vez no sean tan mediáticos como los que hemos nombrado anteriormente, pero estos tres hermanos  son la esencia misma del blues y una de las perlas de esta edición. De ellos dijo el Chicago Tribune que son los maestros indiscutibles de las raíces americanas del blues.

¿Demasiada responsabilidad para una “triunfita”? ¿Supone su actuación, en ese lugar y en esa noche, una degradación para el superfestival de blues de Cazorla? Sin embargo, y por eso los foros guardan silencio, tal vez esta elección, o este atrevimiento, esté más meditada de lo que suponemos por parte de los organizadores.  Todo un acto de valentía por su parte que podría levantar ampollas simplemente porque la chica lleva el sello maldito de OT. Sin embargo, ella no ha sido el producto tipo del programa televisivo que ha tenido que cerrar sus puertas este año por falta de audiencia. En 2008 Virginia estuvo nominada seis veces y, no sólo se libró en esa media docena de ocasiones sino que finalmente ganó.  Y para valentía, la que demostró la chica cuando fue nominada la primera vez y pudo elegir el tema. Cualquiera hubiera elegido una canción pop, más comercial, más del gusto general, para salvarse de la expulsión. Pues no, ella va y canta  “Love me like a man”, un blues que sorprendió al más pintado.

Tras su primer trabajo, dirigido por el publicista Risto Mejide, Virginia recupera su nombre y sus gustos musicales componiendo todas las canciones de su segundo trabajo, Dulce Hogar, que acaba de salir al mercado. Y lo que es más importante, ella ha sido coproductora de su propio trabajo, para hacer la música que ella realmente quiere. Incluso, cuando la productora le comunicó que no había dinero para el videoclip de la canción de la lanzamiento del disco, va ella y lo paga. El dinero de la TV al final lo ha utilizado para hacer su música, un buen objetivo que puede que mereciera la pena. Una de las divas de este año, Candye Kane, tuvo que hacer porno para poder dedicarse finalmente a la música. Así están las cosas en el panorama musical actual. El fin justifica, en ocasiones, los medios.

Esta jiennense de 28 años (Linares 1982) estudió magisterio musical en La Universidad de Sevilla y fue soprano del coro de dicha universidad. Desde pequeña toca la guitarra de forma autodidacta, habiendo compuesto su primera canción a los 12 años de edad. Desde los quince ha participado como vocalista en diversas bandas: Fundación Virginia, Doctores del Swing, Little Vicky & the Shout Band, 7Funk, The Flik Flak Duo y Boogie Flu. Sus proyectos musicales se ampliaban con la participación en multitud de jam sessions de jazz y blues, compartiendo escenario con bandas tales como Black Jack Bob & the New Deal o Mingo & The Blues Intruders, ésta última del que fuera armonicista de Caledonia Blues Band, Mingo Balaguer. Es decir, que esta niña ha tenido relación con el mejor blues de este país desde hace años. Los Caledonia son un referente en este festival desde sus inicios, y cualquier año de estos se volverán a unir para deleitarnos una vez más con el mejor blues de Andalucía. Mientras tanto este festival también tiene que servir para proyectar nuevos valores y Virginia Maestro puede ser un “soplo de aire fresco” (expresión de la organización),  además de acercar a un público nuevo y más joven al mismo. La chica se lo merece porque clava los estilos musicales de los que se nutre este festival, porque es de Jaén, como el festival, y porque sus ojos, como sus canciones, llegan al corazón. ¿Tal vez, como el título de la canción con la que está lanzando su segundo trabajo, “The Time is now”, el momento es ahora? Ruralcazorla cree que si, porque Bluescazorla también está para apoyar a los valientes.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: