Las Ruinas de Santa María y la Bóveda del Río Cerezuelo, una visita guiada obligada en Cazorla.

El Ayuntamiento de Cazorla oferta una visita guiada por las recién restauradas Ruinas de Santa María y la Bóveda sobre el Río Cerezuelo por tan sólo 2 euros.

Las ruinas de Santa María son la herencia del proyecto inacabado de una iglesia mayor, que sería el propósito arquitectónico más importante y ambicioso  del Renacimiento en la capital del Adelantamiento de Cazorla. Los patrones de su arquitectura responden a la escuela del gran maestro Andrés de Vandelvira, aunque parece ser que fue alguno de sus discípulos quien dirigió la gran obra cazorleña. Se trata de la única Iglesia de Europa construida sobre un río, el Cerezuelo, gracias a una maravilla arquitectónica que también entra en la visita guiada, la bóveda que encañona el río de Cazorla bajo el centro de la ciudad antigua. Este atrevimiento debió ser más costoso de lo previsto, por lo que el templo nunca llegó a terminase.

El producto de la ostentación o de un pulso al Clero.

¿Cómo es posible idear un proyecto tan ambicioso en una ciudad pequeña? Su origen parece ser que fue una demostración de poder.   El Adelantamiento de Cazorla permaneció bajo la jurisdicción del Arzobispado de Toledo desde el siglo XIII hasta el siglo XVI. El amplio territorio proporcionaba importantes beneficios y el cargo de Adelantado daba prestigio para el que lo ostentaba. Ambas razones debieron pesar lo suficiente para que don Francisco de los Cobos, el prepotente secretario del emperador Carlos V, idease por todos los medios a su alcance para obtener el dominio y cargo de tan amplio señorío para sí y sus descendientes. Le costó el empeño, pero al final, y a pesar de la resistencia de Toledo, en 1534 obtuvo el título, pero no pudieron conservarlo sus descendientes ya que fue reintegrado a sus anteriores propietarios tras un sonado pleito en 1634. Cobos completaría poco después su sueño de convertirse en un gran señor con la compra de las villas jiennenses de Sabiote, Canena, Torres y Velliza (Valladolid); su esposa, María de Mendoza, redondeó este gran Estado con la adquisición de Jimena, cuyo proceso de compra ya fue iniciado por su marido. En todos estos enclaves, más en su ciudad natal y en la de su mujer (Úbeda y Valladolid, respectivamente), Francisco de los Cobos proyectó grandes programas edilicios de marcada significación artística y  propagandística. Esta doble intención queda perfectamente reflejada en el proyecto de la iglesia de Santa María. La nueva iglesia se levantaría sobre el cauce del río Cerezuelo, pero para ello hubo de abovedarse no sólo el espacio dedicado a la iglesia, sino también el resto del mismo situado frente a ella. Así el templo cierra y preside la plaza, que además contó con el edificio Ayuntamiento (en la actualidad oculto) y un bello pilar-abrevadero, que Chueca Goitia atribuye a la mano de Andrés de Vandelvira, pese a que la fecha 1606 labrada en su gran cartelón central indique lo contrario. No hemos de olvidar que devuelto el Adelantamiento a Toledo las huellas de Cobos y sus descendientes, los Marqueses de Camarasa, debieron de borrarse en todos aquellos bienes en donde estuvieren presentes.

 ¿Ruinas u obra?

 Se dice que este templo, ubicado en un enmarque natural único, sufrió una catastrófica riada a finales del siglo XVII, llevándose consigo casi todos sus bienes muebles y que el incendio por las tropas napoleónicas en la Guerra de la Independencia dejó la fábrica arruinada, permaneciendo en pie la cabecera, parte de los muros perimetrales, una de las dos torres de los pies, con diversos restos, y una portada en el lado de la Epístola, lo que explicaría el estado actual. Sin embargo cada día toma más fuerza la teoría del profesor Crespo de que el templo nunca se llegó a terminar. Es posible que la obra se abandonase a principios del siglo XVII, cuando el Arzobispado de Toledo se hace cargo de nuevo del Adelantamiento. La Iglesia Mayor de Santa María sería un gesto de ostentosidad del usurpador y habría que dejarlo medio hacer para mostrar a Cazorla y al Mundo que el Clero no debió abandonar nunca la cabeza del feudo cazorleño. Crespo basa la idea en una pintura de principios del XVIII que existe en el Cortijo de los Nerios, antiguo convento de San Felipe Neri, donde se puede apreciar la obra sin terminar.

Visita guiada.

Tras dos años de trabajos en la restauración de las Ruinas de Santa María, en las que se ha consolidado y asegurado toda la parte construida, favoreciendo los accesos, para que el gran público pueda disfrutar de una de las maravillas que atesora la ciudad serrana, el pasado 27 de enero de 2011, se inauguraba las instalaciones. Con la idea de convertirse en un espacio escénico único, con una capacidad superior a las 400 butacas, se ha realizado esta intervención, que permite el acceso a cazorleños y visitantes. Unos meses antes,  dentro del mismo proyecto, se había acondicionado un sendero por la bóveda que encauza al río Cerezuelo bajo la iglesia y la Plaza de Santa María, conocida por los lugareños como “Plaza Vieja”, que desde mediados de agosto del año pasado, se podía recorrer mediante visitas guiadas.  Ahora la visita guiada que propone el ayuntamiento de Cazorla incluye también un recorrido por las Ruinas más coquetas de la capital del Adelantamiento.

Ver también CASAS RURALES LIBRES EN SEMANA SANTA

Cortijo Victor de la Sierra de Cazorla

Casa Fábrica del Azúcar en la Sierra de Cazorla

Cortijo Belén en la Sierra de Cazorla

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: