Un rally de lujo a bordo de coches con un siglo de historia.

Un total de quince vehículos clásicos fechados entre 1918 y 1940 recorrerán la serranía jiennense este fin de semana.

Sin duda es un lujo poder disfrutar de un paseo en un coche que data de principios del siglo XX. Una satisfacción que muy pocos tienen la oportunidad de experimentar pero que quienes lo han probado no pueden olvidar. Destacan por un lado la belleza de estos vehículos y, por otro, la historia que arrastran estos modelos de automóvil que se fabricaron después de la Primera Guerra Mundial y antes de 1940.

En esta franja histórica se sitúan los coches elegidos por el Club de Veteranos de Automóviles Clásicos de Granada cuyo único interés es compartir la pasión por este tipo de vehículos. A modo de fetichismo, cuidan como oro en paño lo que consideran verdaderas joyas. Con este amor por lo que entienden que es “un privilegio”, estos conductores se reunieron ayer por la mañana para iniciar un rallyque durará tres días. Lo consideran la fiesta más representativa del club, ya que durante el año realizan otras salidas que duran sólo un día con el propósito de ir a comer a algún lugar cercano.

Desde ayer hasta el domingo, un total de quince coches, considerados por la asociación como clásicos -ya que son modelos fabricados desde el año 1918 hasta el 30 de diciembre de 1939-, recorrerán las carreteras de la Sierra de Cazorla. Una vez al año, el club realiza este tipo de gira, aprovechando el buen tiempo.

Eloy López, presidente del Club de Coches Clásicos, matizó que aunque lo llaman rally -puesto que incluye una competición- la única lucha que hay entre este grupo de amigos es “ver quién se lo pasa mejor y disfruta más”. La idea de este viaje es poder conducir un coche clásico a marcha tranquila -unos 70 kilómetros por hora- por carreteras modernas, porque si entran en autovía “nos obligaría a ir a más de 80 kilómetros por hora”, remarcó Eloy López.

Quien se cruce con estos quince coches podrá recrearse la vista con modelos de la talla de la Ford, Peugeot, Citröen, Mercedes y la desaparecida LaSalle, de la filial Cadillac. Todos ellos clásicos pero vigentes en el mercado actual gracias a los aficionados, como este club de veteranos, que mantienen vivo un estilo propio de conducción.

El buen estado de los autos permitió a los viandantes, que pasearon ayer por el Salón, admirar la carrocería, escuchar el sonido perfecto del motor de uno de ellos, además de curiosear el interior viendo los accesorios característicos e imaginando el confort de los asientos de piel.

FUENTE: GRANADAHOY.COM

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: