LOS TESOROS VERDES DEL PARQUE NATURAL DE CAZORLA, SEGURA Y LAS VILLAS.

Visitamos el tesoro verde del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas de Jaén, la provincia con más superficie protegida de España.

Jaén cuenta con la mayor superficie de espacios naturales protegidos de España con 304.175 hectáreas. La variedad de caracteres ambientales que confluyen en en esta provincia hace que la biodiversidad jiennense esté considerada como una de las más importantes de España y de Europa. De este vasto patrimonio natural, la palma se lo lleva elParque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas. Este bello e inexplorado paraje, situado en el extremo oriental de la provincia de Jaén, limita con las provincias de Albacete y Granada. En el interior del parque, el visitante se topará con pueblos con castillos y callejuelas blancas, e insólitas aldeas en plena montaña.

El parque natural más grande de España

Comenzamos el viaje por el parque natural más extenso del país y el segundo de Europa: el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas que cuenta nada más y nada menos que con 214.300 hectáreas. A vista de pájaro, las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas impresionan por lo extenso y tupido de la cubierta vegetal que forman sus bosques, que constituyen la mayor masa forestal de España. Declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1983. Tres años después, en 1986, fue declarado Parque Natural, convirtiéndose en uno de los primeros en llevarse el título en Andalucía. Hoy en día, es uno de los espacios naturales más privilegiados del continente, y por ello, uno de los más visitados por su extraordinaria riqueza natural, cinegética, histórica y cultural. Su grandiosidad ambiental provocó que por estas mismas fechas fuese nombrado Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), lo que compromete al Estado español a proteger las tres sierras que lo conforman, por su singular relevancia para la conservación de la avifauna amenazada de extinción. El último hito en el reconocimiento internacional del Parque se produjo en 2006, cuando fue declarado por la Unión Europea como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC), pasando a formar parte de la Red Natura 2000, la red ecológica europea integrada por las áreas más importantes para la conservación de la biodiversidad del continente.

La entrada más habitual del parque es la localidad de Cazorla. La carretera A-319 atraviesa este espacio natural, al que se accede por la N-322. Al adentrarnos en el parque conoceremos el inexplorado sur verde. Un paisaje mágico que combina la gran luz de los cielos mediterráneos con la alta montaña, las grandes masas de bosques y sus pequeñas aldeas. El visitante se quedará sobrecogido por la enorme extensión de sus territorios montañosos y agrestes, donde la huella humana se integra en usos tradicionales. El paraíso medioambiental único de estas sierras, integradas en el Sistema Prebético, abarca 23 municipios con más de 80.000 habitantes que se dividen entre las tres comarcas que forman el Parque Natural: la comarca de Sierra de Cazorla, la comarca de laSierra de Segura y la comarca de Las Villas.

La cuna de dos grandes ríos de España

El agua del conjunto montañoso formado por estas sierras da origen a dos de los grandes ríos del sur de España: el río Segura y el río Guadalquivir. El primero nace en Fuente Segura, concretamente sus aguas brotan de una cueva natural inundada, a 1.413 metros de altura. El río Guadalquivir tiene su origen oficial en el paraje de la Cañada de las Fuentes, en el término municipal de Quesada. Ambos municipios en Jaén. Cualquier amante de la naturaleza se quedará impresionado con los hermosos pasillos entre montañas que abre estos ríos. Cabe destacar, los monumentos naturales de piedra caliza, que se extienden a lo largo del Parque, excavados por la acción del agua sobre la piedra calcárea, que configuran magníficos ejemplos de enclaves y paisajes de naturaleza kárstica, como la Cueva del Agua de Quesada. Por si fuera poco, estos cauces son uno de los principales nudos hidrográficos de la geografía española.

Su relieve abrupto, con cotas que superan los 2.000 metros de altura, sus encinas y sus pinos comparten el protagonismo del paisaje con el agua. Más de la mitad de la superficie del parque natural se encuentra entre los 1.000 y los 1.500 metros de altitud, pero hay cumbres que se elevan por encima de los 2.000 metros, como el pico Cabañas (2.028 m), el Alto de la Cabrilla (2.039 m) y el pico Empanadas (2.107 m), que es el punto más elevado del Parque. No es de extrañar que más de cincuenta cumbres superen los 1.600 metros.

Huellas de civilizaciones

La frondosa naturaleza y altas cumbres del parque natural de Jaén se entremezclan con una historia milenaria que se remonta a tiempos del Neolítico. Civilizaciones como la íbera, la romana o la musulmana han dejado su huella impregnada en este espacio natural que el turista no podrá dejar de lado. Destacamos la Cámara Sepulcral de Toya en Peal de Becerro por formar parte del Viaje al Tiempo de los Íberos; las ciudades Patrimonio de la Humanidad de Úbeda o Baeza, el Castillo de ‘La Yedra’ de Cazorla, el Museo Zabaleta de Quesada, las pinturas Rupestres en Santiago-Pontones o el convento Carmelitas Descalzas, fundado por Santa Teresa de Jesús en 1575. Entre otros monumentos históricos dignos de visitar del pulmón verde de Españase encuentran el Santuario de la Fuensanta o la Villa Romana de Bruñel.

Son muchas las formas posibles de visitar este Parque Natural. Para el visitante en bicicleta destacamos la Ruta de Mirabuenos- Los Centenares. Para el senderista, la ruta de Montillana – Risca del Guijarrón o la ruta por Río Borosa. Para los que prefieran el coche podrán conocer por la naturaleza del parque siguiendo la Ruta de La Cumbre, la ruta de los Miradores, la ruta del Embalse del Tranco entre otras.

Para quienes la naturaleza salvaje fue conocida gracias al naturalista Félix Rodriguez de la Fuente, el parque natural ofrece una ruta como homenaje que permite al visitante sumergirse en los mismos enclaves naturales que él recorrió en numerosas ocasiones para grabar algunas de las secuencias más famosas de su serie televisiva “El Hombre y la Tierra”. ¿Recuerdan las populares imágenes de la berrea de los ciervos o un águila real cazando a un pequeño chivo? Todas ellas sucedieron aquí en este rincón tan más fascinante y bello de España.

Paisaje del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas

Este parque natural es el hábitat de un elevado número de vegetales y animales. Sus más de 1.200 especies botánicas suponen alrededor del 30% de toda la flora censada en la península, y muchas de ellas son endémicas de la zona. Entre ellas, la bellísima violeta de Cazorla (Viola cazorlensis), que habita sobre algunas rocas y se ha convertido en un verdadero icono del Parque. El narciso de Cazorla (Narcissus longispathus), que crece cerca de algunos arroyos, es el narciso silvestre de mayor tamaño de la Península Ibérica. Otras plantas endémicas como el erodio de Cazorla (Erodium cazorlanum) o el geranio de Cazorla (Geranium cazorlense) suponen un entorno vegetal idóneo para la rica fauna. Predominan los bosques de pinares, y a cotas más bajas de los 1.000 metros de altitud, encontramos árboles centenarios entre los que destacan los grupos de encinares, olmos, fresnos, álamos, avellanos, acebos, sabinares o tejos.

Dentro del parque natural, considerado como uno de los catálogos botánicos más importantes del país, se encuentra el Jardín Botánico Torre del Vinagre, donde se pueden conocer las plantas más representativas. Su entrada es gratuita y es el lugar perfecto para observarlas y aprender a distinguirlas o, simplemente, para darse un placentero paseo entre exuberante vegetación.

El refugio excepcional para la fauna ibérica

En pocos lugares de Europa podrás ver tantos animales salvajes en plena libertad como en el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, donde la fauna ibérica tiene un refugio excepcional para el 30% del total de la fauna presente de la Península Ibérica. Los datos hablan por sí solos: 36 especies de mamíferos, 125 especies de aves, 19 de reptiles, 9 especies de peces y 10 de anfibios.

Se puede observar la cabra montés trepando por inverosímiles cresterías rocosas. El ciervo, el gamo y el muflón también aparecerán en cualquier rincón. Incluso, la ardilla autóctona sorprenderá al visitante con sus acrobacias. Entre los reptiles destacan la lagartija de Valverde y la víbora hocicuda. Para los apasionados de la pesca, el Parque Natural es de los poco con cotos “sin muerte” de trucha común. Para los amantes de las aves, la ruta Coronel Tapiocca es el sendero perfecto para el avistamiento de las especies más significativas del parque: águila real, águila imperial, buitre negro o búho real. También es fácil contemplar al buitre leonado dominando con vuelo pausado los nevados altiplanos y los encajados valles. Y si tienes suerte verás a un animal que hoy es el orgullo del parque: el quebrantahuesos. Tras extinguirse en 1986, su vuelta a estas sierras es fruto de un ambicioso y complejo proyecto de reintroducción. Su elegante silueta en este paisaje agreste es la mejor prueba de que el ser humano puede volver a vivir en armonía con el resto de la naturaleza. Hoy en día, el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas juega un papel protagonista para la cría y suelta en libertad de esta ave en Andalucía. Visitando el parque, lo comprobarás.

Fuente y más información de web oficial del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: