La Fundación Gypaetus abre la convocatoria para el voluntariado ‘Hacking 2012’ del quebrantahuesos.

La Fundación Gypaetus, que coordina el Programa de Reintroducción del Quebrantahuesos en Andalucía, ha abierto la convocatoria para el voluntariado ‘Hacking 2012’, en el que mediante dos turnos de trabajo al día se cubren todas las horas en las que hay que suministrar alimento a los pollos de quebrantahuesos y mantenerlos vigilados.

El ‘hacking’ o cría campestre es el proceso comprendido entre la liberación de ejemplares de una especie hasta que éstos se independizan, un tiempo que en el caso del quebrantahuesos abarca unos dos meses de duración, según la información de la Fundación.

En este sentido, ha añadido que en el periodo del ‘hacking’ de quebrantahuesos se libera a varios pollos con tres meses de edad en una cueva previamente seleccionada en el Parque Natural Sierra de Cazorla, Segura y las Villas (Jaén) y en el Parque Natural Sierra de Castril (Granada).

Los pollos, según indica, comienzan a volar cuando alcanzan los cuatro meses de edad, esto es, entre mayo y junio, por lo que durante el mes que éstos permanecen en la cueva es “necesario” mantenerlos en “estricta” vigilancia durante todo el día y suministrarles alimento por la noche, evitando así el contacto visual directo con el ser humano.

De esta manera, cuando comienzan a realizar los primeros vuelos, que suele ser entre los meses de junio y julio, se van cambiando los puntos de observación y las áreas de suministro del alimento, según las necesidades del momento. En el momento en el que los ejemplares vuelan bien y son capaces de encontrar la comida por sí mismos, en julio o agosto, se da por concluido el ‘hacking’ y comienza la etapa de seguimiento.

Para realizar estas tareas en el periodo de ‘hacking’, la Fundación Gypaetus abre la convocatoria de voluntariado, que consta de dos turnos de trabajo al día, a través de los cuales se cubren todas las horas en las que hay que suministrar alimento a los pollos de quebrantahuesos y mantenerlos vigilados.

Además, ha indicado que al principio del ‘hacking’, desde la liberación de ejemplares hasta los primeros vuelos, y final, fase de independencia de los ejemplares, habrá un técnico y un voluntario, mientras que en el periodo de los primeros vuelos de los ejemplares habrá un técnico con dos voluntarios por turno.

Entre los requisitos que desde la Fundación Gypaetus se considera “indispensables” para la participación en el programa de voluntariado destaca tener buena condición física y capacidad para trabajar en zonas remotas durante largas jornadas en condiciones climatológicas adversas.

Asimismo, valoran la experiencia previa en labores de campo y seguimiento de fauna, los conocimientos en ornitología, la buena disposición para manejar cadáveres y restos animales, titulación relacionada con el medio ambiente, conocimiento previo del proyecto de reintroducción o la experiencia en otros voluntariados.

FUENTE: WWW.EUROPAPRESS.ES

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: