El Consejero Luciano Alonso ignora a las Federaciones Andaluzas Deportivas, y a todo su colectivo: 18.000 clubes y 550.000 deportistas, técnicos y árbitros.

La situación de las federaciones deportivas andaluzas al límite por los atrasos en los pagos de la Junta de Andalucía. La Federación Andaluza de Bolos (FAB) ha solicitado a la Dirección General de Actividades y Promoción Deportiva una prórroga para la convocatoria de elecciones, debido a la falta de liquidez por esta circunstancia. Más de cuarenta federaciones corren un riesgo real de quiebra los las deudas contraídas en esta temporada.

 

Ayer, día 13 de septiembre, tuvo lugar una Asamblea General Extraordinaria de la Confederación Andaluza de Federaciones Deportivas, a la cual estaba invitado el Consejero de Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía, D. Luciano Alonso Alonso, con objeto de conversar y reflexionar sobre la situación de los atrasos en los pagos y ayudas de la Junta de Andalucía, y sobre el futuro que depara al deporte federado en Andalucía. Una llamada del Director General D. Rafael Granados, tan solo media hora antes del comienzo de la reunión, confirmaba la negativa del Consejero a acudir, excusándose en otros compromisos.

 

La consecuencia de estos atrasos, está suponiendo la anulación de competiciones y actividades ya programadas y anunciadas, una falta de previsión presupuestaria, de calendario de competiciones, y sobre todo, despido de personal, y el inminente cierre y liquidación de Federaciones y Clubes. La FAB ya advirtió al Director General las consecuencias de los recortes y de los atrasos en febrero de este año, donde las expectativas hacían prever la desaparición del único deporte autóctono de nuestra comunidad autónoma, el bolo andaluz, como deporte federado, pues esta entidad deportiva de utilidad pública y agente colaborador de la Junta de Andalucía en materia deportiva, ampara al 90% de los deportistas federados de la especialidad en nuestro país. Esta apatía e indiferencia de nuestra comunidad autónoma hacia un deporte con cinco siglos a sus espaldas, no tendría precedentes en el actual Estado de las Autonomías, en los que los estatutos regionales hacen especial hincapié en la protección de sus señas de identidad y cultura propias.

Entre otros acuerdos,  se decidió por unanimidad una serie de acciones reivindicativas y sucesivas hasta que haya respuesta.

 

Cazorla 14 de septiembre de 2012.

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: