Cuando la comarca Sierra de Cazorla era el Saltus Tugiensis.

Ramón Melero Guirado, natural de Cazorla, y amante de la historia y la cultura, comenzó a estudiar en 2005 la licenciatura en Historia del Arte en la Universidad de Granada. Durante el cuarto curso realizó una estancia Erasmus en la Università degli Studi di Bari (Italia). Cuando finalizó la carrera comenzó el Máster Interuniversitario con mención de calidad y excelencia ‘Arqueología y Patrimonio: ciencia y profesión’, impartido en las universidades de Córdoba, Málaga, Huelva y Pablo de Olavide (Sevilla). Y fue precisamente ahí, al finalizar el máster cuando miró hacia atrás, hacia sus raíces, para realizar su trabajo: ‘El impacto de la presencia romana en el Alto Guadalquivir’.

ramn RAMÓN MELERO

¿Por qué decides estudiar Historia del Arte?

Desde pequeño me interesó la historia y la cultura. Estudiar Historia del Arte suponía adquirir las herramientas necesarias para interpretar las sociedades, en todas sus dimensiones, a través de los testimonios materiales.

Saber leer un bajorrelieve de una estela funeraria del siglo I d.C.; el por qué las ciudades musulmanas eran aparentemente tan caóticas o interpretar la iconografía de la portada de una catedral románica era algo que me fascinaba, y nunca dudé en que quería dedicarme a esto.

Finalizas la carrera y decides hacer un máster, donde obtienes un excelente resultado…

El Máster de Arqueología y Patrimonio, exigía la realización de un trabajo de investigación de tema inédito y libre (obviamente relacionado con la arqueología y/o el patrimonio). Entre las innumerables líneas de trabajo que me interesaban destacaba echar la vista atrás, hacia Cazorla. En primer lugar porque me encontré con una bibliografía anclada en el tiempo, obsoleta y sustentada en leyendas locales, me proponía desmontar esos mitos o darles sustento científico.

La riqueza natural de la Comarca, unido a los hitos arqueológicos de Toya (cámara sepulcral) y Bruñel (villa romana), monopolizaban un territorio, que sin duda tuvo una fuerte ocupación desde la prehistoria a nuestros días, y especialmente, por lo que me toca, en época romana.

Aunque las conclusiones que he sacado durante este trabajo no son, ni mucho menos, irrebatibles, sí que suponen un acercamiento a la comarca en época romana.

Para lograr mis objetivos, comencé el brujuleo por los municipios de la comarca, recopilando información de aquí y de allí. Si bien debo agradecer la colaboración de muchos vecinos que contribuyeron a localizar las piezas, también a Alma Gaia, que me cedieron sus instalaciones para difundir los resultados, no tanto a las autoridades, que en todo momento me mostraron su desinterés.

Háblanos de el Saltus Tugiensis…

El Saltus Tugiensis fue el territorio aproximado que comprende la Comarca Sierra de Cazorla. Como todos sabemos es zona rica en recursos naturales, con muchas corrientes fluviales, que facilita el cultivo. Esto mismo es lo que hace posible que contemos con una secuencia de ocupación muy amplia.

De época romana, contamos con fuentes literarias que documentan el paso de dos grandes vías de comunicación que conectaron la costa con el interior y que debieron pasar muy próximas a la antigua Tugia (Toya). Estos ejes debieron de asegurar un tráfico de personas durante la antigüedad, y con ellas, sus mercancías y sus ideas. Pero además debieron existir otros caminos que articularan internamente el territorio, seguramente de tierra. En mi estudio propongo dos de ellos justificados a partir del reparto de materiales por la zona.

En cuanto a la actividad económica en la comarca, la localización de numerosas piezas arqueológicas que relacionamos con la molienda, nos lleva a pensar que fue la agricultura, especialmente trigo y olivo, cuyas zonas de cultivo estarían repartidas en las proximidades de Bruñel y el valle del río de la Vega.

Desconocemos la existencia de asentamientos en la zona (a excepción de Tugia), pero el indiscutible indicador de que hubo una fuerte ocupación en la Comarca es la existencia de numerosas tumbas, principalmente localizadas a lo largo del curso del río de la Vega. Y es que para el ciudadano romano era muy importante morir dignamente, respetando un canonizado ritual de enterramiento.

¿Qué vestigios tenemos en la actualidad que evidencian su ocupación?

De las 63 piezas arqueológicas que hemos incluido en mi estudio, 38 son inéditas y 4 son reinterpretadas. Muchas de ellas se encuentran custodiadas en museos, pero otras tantas están a pie de calle, en alguna cuneta, o, en el mejor de los casos, bajo el techo de un cortijo.

Los materiales los hemos dividido en varias categorías: elementos arquitectónicos (columnas, capiteles, fragmentos de monumentos funerarios, restos de estaciones de prensado, entre otros); elementos escultóricos (esculturas custodiadas en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid y el Museo Provincial de Jaén); epigrafía (estelas funerarias); numismática (dos monedas); instrumenta (ánfora, arado, balsamario, entre otros) y otros (un sarcófago infantil). Son materiales que responden a una naturaleza muy distinta, que precisan de un estudio más amplio y pormenorizado, pero que hemos tratado de contextualizar.

Existen muchos más materiales tanto en museos, como en puntos de la comarca a los que no hemos podido acudir, pero que serían susceptibles de incluir en el catálogo. Es necesario y urgente completarlo, denunciar los abusos y deterioros sobre el patrimonio, solo así llegaremos a proteger, conservar y proyectar a la sociedad la riqueza arqueológica de la comarca.

No son necesarios centros de interpretación en cada esquina, si luego no estarán abiertos, no debemos caer en la banalización de la cultura ¿Dónde queda la investigación? ¿Cuándo generaremos nueva información sobre nuestro patrimonio histórico? No se trata de una cuestión económica, estamos hablando de riqueza social.

¿A qué te dedicas actualmente y qué proyectos de futuro tienes?

En la actualidad, y durante los próximos años, estaré trabajando en la tesis doctoral en la Universidad de Málaga, aunque el panorama no apunta bien para la investigación, estamos apostando por un proyecto internacional, entre Italia y España, Roma y Cordoba.

FUENTE: cazorla.ideal.es

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: