El cangrejo de patas blancas «camina» hacia adelante

Una piscifactoría en el río Borosa, en pleno Parque de Cazorla, reproduce en cautividad el cangrejo de río para evitar que extinga.

cangrejo-ro-andaluz-1--644x362

El cangrejo autóctono de río (austropotamobius pallipes) tiene elmismo nivel de protección que el lince ibérico o el quebrantahuesos, pero mucho menos «glamour» mediático,  quizás por eso su pelea por no extinguirse ha trascendido menos que la del famoso felino o de las espectaculares rapaces. Sin embargo, este pequeño crustáceo, que fue muy abundante en los cauces andaluces hace décadas, se reproduce en cautividad en la piscifactoría del río Borosa, ubicada en el Parque Natural de la Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas. Los técnicos prevén para la presente temporada una producción de unos 3.000 nuevos ejemplares de cangrejo de río autóctono  o cangrejo de patas blancas, como también se le conoce.

La cría de esta especie autóctona comenzó en el centro del Borosa en el año 2004 a partir de unos pocos ejemplares procedentes del propio parque natural. Durante estos años se han criado varios miles de ejemplares, que se han destinado a su reintroducción en el medio natural para la recuperación de poblaciones extinguidas y el reforzamiento de poblaciones escasas y amenazadas. Todas ellas en cauces naturales del propio Parque Natural que alberga buena parte de las principales poblaciones de esta especie en Andalucía

La piscifactoría trabaja en coordinación con el Programa Regional de Conservación de Peces e Invertebrados Epicontinentales de Andalucía, del que forma parte también el Centro de Cría «La Ermita» en la provincia de Granada. El cangrejo de patas blancas debe su estado actual de amenaza a la disminución y desaparición de buena parte de las poblaciones que tenía hasta hace poco más de 30 años, en los cauces naturales que forman parte de su distribución natural en Andalucía, que incluye parte de las provincias de Jaén, Granada, Almería y Málaga.

Una merma tan drástica de sus poblaciones provocada por distintas causas, siendo la principal de todas ellas la introducción en los ríos y arroyos donde habita, de una especie de cangrejo exótico, el cangrejo rojo americano (procambarus clarkii). Este cangrejo transmite un hongo a la especie autóctona provocándole una infección, la afanomicosis, que acaba con todos los ejemplares.

FUENTE: sevilla.abc.es

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: