4 imprescindibles de la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas.

Salto-de-los-Órganos-680x369 (1)

Tuvimos la oportunidad de visitar el Parque Natural de la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas durante dos días gracias a la Diputación de Jaén, la Junta de Andalucía y Jaén Paraíso Interior, en el marco del 5º Encuentro Internacional de Comercialización de Turismo de Interior, Rural y Naturaleza de Andalucía, Jaén y Cazorla.

El lugar da mucho de sí: es el mayor espacio natural protegido de España con más de 200.000 hectáreas,Reserva de la Biosfera por la Unesco y adherido a la Carta Europea de Turismo Sostenible. Pero nos quedamos con los 4 imprescindibles de nuestra visita, para que no te pierdas. ¿Propones alguno más?

1.- Arroyo Frío, el Borosa y la isla de Bujaraiza

Camino al corazón del Parque desde el Sur, siguiendo el curso del Guadalquivir, toparás con Arroyo Frío, uno de los parajes más deseados de los senderistas, junto al Mirador Peña de Quesada. Remontando el curso, se pasa por la Torre del Vinagre, con el centro de interpreación que informa de la riqueza botánica y geológica del entorno. El destino final podría ser la Isla de Bujaraiza, una colina que emerge en el embalse del Tranco y coronada por un castillo de época árabe. Por último, vale la pena recorrer la Sierra de Cazorla sigiuiendo el itinerario a pie (4h) del río Borosa hasta Valdeazores: la cascada del Salto de los Órganos, las lagunas de Valdeazores y el embalse de Aguas Negras.

2.- Nacimiento del Guadalquivir y el Castillo de la Yedra

El Guadalquivir es el gran río de Andalucía. El río nace en Cazorla, en el término de Quesada. Para llegar se debe cruzar el legendario puente de las Herrerías, del que se dice que se contruyó en una solo nacho para que Isabel la Católica puediera llegar a Granada, y seguir una pista paralela al río reciente. El Guadalquivir, el 5º más largo de la Península, se llamó primero Baits, que luego dio origen a la palabra “Betis” y nombró a toda una provincia romana. Si visitáis la zona os recomendamos el Castillo templario de la Yedra, a los pies de la Peña de los Halcones.

3.- Las Villas y el Charcho de la Pringue

Se considera a Mogón, pedanía de Villacarrillo, la puerta de entrada a la Sierra de las Villas. Desde aquí al paraje del Charcho de la Pringue hay unos 60 km. Antes de salir de Mogón podréis visitar algunos de los bosques más relevantes de todo el Parque Natural y el paraje de La Osera: una sucensión hermosa de cascadas y saltos de agua. Ya en el Charco de la Pringue, encontraréis un lugar pacífico, con una zona recreativa y una gran roca en el centro del agua. Al parecer, pudo haber volcado un carro lleno de aceite en “el charco”, filtrando ese “pringue” al Guadalquivir. Hoy es un espacio precioso.

4.- Segura de la Sierra y los oficios del Bosque

Al Norte de la provincia y del Parque Natural, en el límite con Albacete, se encuentran Segura de la Sierra y Siles. El entorno que rodea estas dos poblaciones conforman un paisaje más que recomendable, una síntesis de los mejores valores medioambientales del parque. Cerca de Siles, por ejemplo, está el área de la Peña del Olivar, que acoge un jardín botánico y un lago fresco donde descansar. En Siles también está el Centro de Interpretación de los Oficios del Bosque. Difundir y proteger los valores sociales de la Sierra de Segura es tan apasionante como admirar el río, los bosques y los acantilados. La visita concluye en Segura de la Sierra, un pueblo bonito de que permanece desde la España musulmana, encaramado a más de 1.200 m y cuya fortaleza acoge el Centro de Interpretación del Territorio de la Frontera. (Opcional: una escapada desde aquí al Parque de los Calares del río Mundo y la Sima, en Albacete).

FUENTE: www.escapadarural.com

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: